EL AZÚCAR

Uno de  los ingredientes más utilizados en nuestra cocina y más consumidos en nuestra sociedad. El azúcar lleva revolucionando laboratorios científicos, hospitales y centres de investigación durante años. 

Todos sabemos que es el azúcar y lo consumimos todos los días en mayor o menor medida. Originariamente el azúcar era consumido por personas de clase social alta, pero en la actualidad el bajo coste de este producto hace que grandes empresas lo utilicen en la mayoría de sus recetas y por estemos consumiendo este producto de manera inconsciente.

¿Dónde esta el problema?
  • Nivel de consumo actual

    Los niveles de consumo actual superan los límites saludables.

    Un estudio realizado por ANIBES afirma que los españoles consumimos más de 70 gr de Azúcar al día, consumiendo casi tres veces la media recomendada por la OMS.

    El problema no solo es el azúcar de mesa que consumimos en cafés, yogures o alguno postres. El problema actual reside en todos esos productos prefabricados repletos de azúcar que comemos de manera habitual en nuestro día a día. Refrescos azucarados, zumos de frutas, yogures, cereales, salsas…

  • Adicción que provoca

    El azúcar es considerado un producto tan adictivo como la cocaína o la heroína, y es que su proceso de producción y refinamiento no es distinto al de estas dos drogas.

    La cocaína, la heroína y el azúcar provienen de tres plantas distintas naturales de América Latina. Por si solas estas hojas no son peligrosas, excursionistas de los Andes las consumen durante sus caminatas sin sufrir ningún problema de adicción.

    El problema reside cuando refinamos y purificamos estas plantas para convertirlas en un polvo fino. Entonces se convierte en una droga muy poderosa.

  • Enfermedades asociadas

    Muchos médicos y científicos afirman que un consumo elevado de azúcar puede elevar el riesgo de sufrir enfermedades como:

    • Más posibilidades de sufrir una enfermedad cardíaca
    • Incremento del riego de sufrir cáncer
    • Desarrollo de diabetes
    • Problemas dentales
    • Ganancia de peso
    • Enfermedades auto inmunes
    • Hipertensión
    • Insomnio
    • Alergias
    • Demencia
    • Perdida de cabello
    • Problemas psicológicos
    • Problemas de atención e hiperactividad
¿Qué dice la historia?

Si nos remontamos hace cien mil años atrás, probablemente los productos consumidos por esas personas eran muy y muy bajos en glucosa.
Básicamente, podrían encontrar alguna mora o arándano cuando era la época. También podrían encontrar miel de manera puntual.

El azúcar refinado no llego a nuestras dietas hasta el siglo XVI, cuando era consumido básicamente por clases altas y gente adinerada.

Después de la segunda guerra mundial la producción de alimentos procesados se disparo. La población empezaba a tener unos horarios laborales más largos y tenían menos tiempo para cocinar, así pues se alimentaban de estos productos que empezaban a llegar a todas partes.

En 1973, un cambio en las políticas en el mercado de agricultura de los Estados Unidos facilito la venta de jarabe de maíz alto en fructosa, un producto barato que podía ser añadido en todos los procesados, hacerlos más apetitosos y también más adictivos.

La realidad actual nos muestra que el 80% de los productos procesados que compramos en un supermercado están mezclados con azúcar.

Consejos para aplicar en vuestro día a día

Eliminar refrescos, zumos y bebidas procesadas

Comprar ingredientes y no productos

Buscar substitutos naturales

Consumir fruta, frutos secos, lácteos naturales, cacao, vegetales…

Cocinar todas tus comidas

Sabréis con total seguridad que ingredientes estáis consumiendo.

Es muy importante leer con detenimiento la lista de Ingredientes con los que han preparado el producto que vais a comprar.
En pocas ocasiones aparece escrito como Azúcar, ya que se utilizan otras substancias químicas en los procesos de elaboración.

2019-06-12T14:26:20+00:00

MI INFORMACIÓN PERSONAL

Cristina Ribera Lombarte

mrilom@gmail.com

@rilomcris

TIP DE PODER

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.

Gandhi